Cristóbal Soria montó en cólera este domingo después de ver cómo el Real Madrid ganaba al Eibar después de que el árbitro (y el VAR) se tragaran una mano de Sergio Ramos dentro del área que debió ser señalada como penalti. En caso de haber acabado en gol, la jugada

Via:: El economista

Comments are closed.