Una de las mayores ventajas de los coches eléctricos, la ausencia de ruido, se ha convertido en un problema para la seguridad de los peatones. Acostumbrados al zumbido de los motores de explosión, los peatones suelen fiar su seguridad a su oído en sitios como los aparcamientos, muchos de los

Via:: El economista

Comments are closed.