La reparcelación inmobiliaria iniciada de oficio por la Administración no produce efectos desfavorables o de gravamen, aunque conlleve cargas derivadas de la mejora individual y comunitaria de la zona reparcelada, según establece el Tribunal Supremo en una sentencia de 8 de junio de 2020.

Via:: El economista

Comments are closed.