La Universitat Jaume I de Castellón ha instalado 30 sensores de control de temperatura corporal que pueden ayudar a detectar posibles positivos.

Via:: El economista

Comments are closed.