Cuando el Imperio Romano asolaba el Occidente europeo, un pequeño reducto de valientes lucharon con todo lo que tenían contra las tropas llegadas desde la mismísima Roma. No eran las ahora famosas historias de la Galia con Astérix y Obélix, no. Eran los habitantes de la ciudad de Numancia, actual

Via:: El economista

Comments are closed.