El inversor español, con cierta querencia por los valores nacionales, no es de los que hace la maleta para saltar la frontera y mucho menos para cruzar el Atlántico. Pero si decidiera envolver sus bártulos y atarlos al extremo de un palo hasta llegar a Francia o a Alemania, se

Via:: El economista

Comments are closed.