Es un drama imposible de superar, un dolor tan inmenso del que le cuesta hablar. A Carlota Corredera la vida le trajo dos ausencias que le queman el corazón y el alma: las muertes de su padre, cuando ella entraba en la veintena, y la de un hermano de 18

Via:: El economista

Comments are closed.