Es costumbre en las últimas décadas que la política se haya abierto al nominalismo y a la invención de variantes lingüísticas para definir determinadas conductas. Cierto es que, en ocasiones, la noción misma que se crea no es más que una mera proyección figurativa que no representa ninguna realidad material

Via:: El economista

Comments are closed.