De donde no hay, no se puede sacar. Y es que el BCE ya puso en marcha toda su artillería cuando en el mes de junio aumentó el programa de compra de activos contra la pandemia (PEPP) hasta alcanzar los 1,350 billones, rebajó la calidad de los activos a comprar

Via:: El economista

Comments are closed.