El miedo a no poder levantar la persiana al día siguiente se ha instalado entre muchos empresarios, pero hay algunos osados que, a pesar de la coyuntura poco halagüeña, han tirado por la calle de en medio y están abriendo negocios y nuevos locales cuando la luz al final del

Via:: El economista

Comments are closed.