Es muy probable que la gran mayoría de los conductores no tengan que enfrentarse nunca a la experiencia de tener que conducir por una duna. Un servidor, sin embargo, se lo encontró de improviso, aunque no con un coche, sino con un quart. Y la experiencia no fue muy satisfactoria,

Via:: El economista

Comments are closed.