Uno de los males endémicos entre los inversores españoles es que acaban haciendo carteras en las que solo hay títulos locales. Históricamente se culpaba a la diferencia de comisiones de intermediación y custodia entre la operativa nacional e internacional. Pero eso es algo que se resuelve trabajando con brókeres que

Via:: El economista

Comments are closed.