Si el aceite de oliva ya recurrió a un truco para sortear los nuevos aranceles de EEUU al producto español, el vino también se ha movilizado. Las bodegas no quieren abandonar el mercado norteamericano, por lo que han apostado por comercializar vinos de mayor graduación -libres de tasas- o exportar

Via:: El economista

Comments are closed.