La madre de Álex Lequio nunca volverá a sonreír como antes. Pero el instante, la milésima de segundo del destino ha querido que ese trozo de mirada de Ana Obregón, tal vez agradeciendo el respeto y el cariño recibidos tras la muerte de su hijo, nos llegue engalanada con algo

Via:: El economista

Comments are closed.