La cerda ‘Pigcasso’ pasó de la línea de sacrificio de un matadero sudafricano con apenas cuatro semanas de vida a vender cuadros con certificados de autenticidad en su propia galería de arte por más de 2.000 euros. Un golpe de suerte para esta gorrina que es única en su especie.

Via:: El economista

Comments are closed.