La Generalitat catalana ha pasado en cuatro días de pedir que la sede del nuevo banco resultante de la unión CaixaBank-Bankia esté en Barcelona a intentar boicotear la fusión a través de Europa.

Via:: El economista

Comments are closed.