Desde su primera aparición en el cine hasta las de la televisión en el siglo XXI, el vampiro ha seguido resurgiendo de las tinieblas y desafiando a sus admiradores con cuestiones de identidad. Grandes como Murnau, Dreyer, Browning o Ponlanski han sucumbido a la tentación de representar su propia visión

Via:: El economista

Comments are closed.