A punto de cumplir 60 años, el príncipe Andrés es un apestado para la mayor parte de la opinión pública británica y no digamos en el resto del mundo. Sin embargo, la alarmante situación que vive China por la epidemia del coronavirus, y las penalidades que atraviesan sus ciudadanos en

Via:: El economista

Comments are closed.