Tener un mal Gobierno es peor que no tenerlo, y al mundo económico la investidura fallida le ha sentado bien y ha sido un alivio, al menos momentáneo. Puede suponerse que perder por segunda vez una investidura en el Congreso es una humillación política, pero en este caso la humillación

Via:: El economista

Comments are closed.