Igual que en febrero y marzo la bolsa cayó como un peso muerto con la expansión mundial de la pandemia, ahora que la segunda ola ya está golpeando Europa, las caídas están siendo más paulatinas, como si se tratase de una hoja de un árbol. Desde comienzos de septiembre, los

Via:: El economista

Comments are closed.