Asistir a conferencias o reuniones en otro idioma o hacer entrevistas y luego tener que traducirlas y transcribirlas puede ser muy pesado y tedioso. Un trabajo larguísimo que conlleva un doble esfuerzo y que, gracias a la inteligencia artificial, puede ser más fácil.

Via:: El economista

Comments are closed.