La semana pasada una noticia despertó a los españoles en las redes: tres mil personas habían pagado por un concierto en el que la artista no era real. Se trataba de Hatsune Miku, un ídolo de masas en Japón que no existe físicamente: es un holograma.

Via:: El economista

Comments are closed.