Vuelvo a recurrir a esta frase de la campaña electoral de Bill Clinton en 1992, porque, aunque sorprender no sorprende ya nada en la política española, y especialmente en la Cámara de Diputados, si entristece y abochorna el nivel y la incoherencia de lo que allí acontece, cada día más

Via:: El economista

Comments are closed.