“El champán es fiesta y las cosas no están para fiestas”, asegura Pierre, que regenta una conocida tienda del más famoso espumoso del mundo en Épernay, el corazón de la Champaña.

Via:: El economista

Comments are closed.