Ada Colau entró en el consistorio barcelonés en 2015 con muchas ganas de cambiarlo todo. Su revolución se basaba en frenar el turismo, en la vivienda pública y en la defensa de los colectivos vulnerables. Pasado su primer mandato, vuelve a pedir el voto de los ciudadanos de la capital

Via:: El economista

Comments are closed.