Después de una semana con los mercados cerrados debido al Año Nuevo chino, el Índice Compuesto de Shanghái abrió la semana pasada con un rendimiento negativo de -7.8%, la mayor caída desde agosto de 2015. Entretanto, el yuan cotizaba a su nivel más bajo en un año.

Via:: El economista

Comments are closed.