Miles de pasajeros en tierra. Los pilotos en huelga. Los directivos criticados por los medios de comunicación, y los accionistas perdiendo decenas de millones. Es difícil pensar en una industria más caótica que el transporte aéreo, e incluso dentro de ella es más difícil imaginar una compañía más caótica que

Via:: El economista

Comments are closed.