El espíritu emprendedor de los canarios, universalmente conocido desde el siglo XV, cuando el azúcar de los isleños cotizaba en la Bolsa de Amberes o tenían en el puerto de Garachico uno de los espacios clave para el libre comercio en el Atlántico, es inversamente proporcional a la capacidad de

Via:: El economista

Comments are closed.